lunes, 9 de diciembre de 2013

La boda de María y Miguel!

Buenas!

El post de hoy es muy especial ya que se trata del Gran día de una pareja estupenda, Miguel y María,  y una novia a la que adoro. Conocí a María gracias a nuestros maridos que nos presentaron en una boda, y en poco tiempo se convirtió en una gran amiga, hemos pasado juntas momentos duros pero también momentos muy felices!, por eso, es como si nos conociésemos de toda la vida. 

La boda de María y Miguel tuvo lugar el 30 de Junio del 2012 en Guadalupe, Cáceres, un pueblecito con mucho encanto.



Para uno de los días más importantes de su vida María confió el diseño y confección de su vestido de novia a Manuel Castillo, y como veréis  el resultado fue espectacular!!! era toda una princesa!. Se trataba de un traje compuesto de un cuerpo de encaje completamente bordado de pedrería elegida personalmente por la novia junto al diseñador y traída desde Italia; y una falda estilo princesa de gazar de seda con mucho volumen y una impresionante cola de más de 3 metros!.








Las joyas que lució María fueron: su anillo de pedida, diamantes y oro blanco de Sagrario Gómez Joyeros; unos preciosos pendientes familiares de oro blanco, diamantes y perla japonesa; y una peineta vintage de plata envejecida con incrustaciones de circonitas y marquesitas. Las alianzas de la boda fueron de Cuadrados Joyeros.
Como complementos, zapatos de El tocador de la novia, y velo de tul de seda en blanco roto como el vestido.
El ramo que eligió fue un bouquet de peonías rosas y rosas blancas.





Su madre también eligió a Manuel Castillo para que realizase su traje, un elegantísimo vestido largo de seda italiana en color verde aguamarina. Su hermana Ana se decantó por un precioso vestido dorado de Felipe Valera. Podéis verlas en esta bonita fotografía de las tres juntas, trío de bellezas!.


La ceremonia se celebró en el Monasterio de Guadalupe ( Parroquía de Nuestra Señora de Guadalupe). Aunque ambas familias viven en Madrid se casaron allí por la devoción que le tienen a la Virgen de Nuestra Señora de Guadalupe, ya que tanto los novios como sus padres acudían a visitarla en momentos importantes de su vida para pedirle su protección y quisieron agradecerle su cuidado celebrando allí un día tan feliz como el de su boda.







Como podéis ver la novia contó con un cortejo de damas de honor, compuesto por sus amigas más cercanas, y ¿ por qué? si no es algo usual en España, pues porque aunque María se crió la mayor parte de su vida en España nació en Estados Unidos y volvió a vivir allí desde los 15 a los 17 años, y siempre le encantó esta tradición americana, por ello el día de su boda no podían faltar sus braidmaids, y así fue!.


Una vez finalizada la ceremonia todos se trasladaron al Parador de Guadalupe para la celebración, pero eso y muchos detalles más sobre este Parador os los contaré en próximos post...Os dejo con unas preciosas fotografías de los novios en el mismo.



Muchísimas gracias a los novios, y en especial a María por todas las fotografías y su colaboración en este post.

Un besazo!